Communion - 1989

// // Leave a Comment

El 26 de diciembre de 1985, Whitley Strieber tuvo un sueño. Semanas más tarde, descubrió que su familia tuvo el mismo sueño. Meses más tarde, hizo el descubrimiento más espantoso de su vida...
TRAILER



FICHA TECNICA

Duración
107 min.

País
Estados Unidos

Director
Philippe Mora

Guión
Whitley Strieber (Libro: Whitley Strieber)

Música
Eric Clapton, Allan Zavod

Fotografía
Louis Irving

Reparto
Christopher Walken, Lindsay Crouse, Frances Sternhagen, Andreas Katsulas, Terri Hanauer, Joel Carlson, John Dennis Johnston, Dee Dee Rescher, Aileen Fitzpatrick, R.J. Miller

Productora
Allied Vision Ltd. / M.C.E.G. / Pheasantry Films / The Picture Property Company

DESCARGAS

######

######

######

######

######

######

EXTRAS

'Communion' es una de esas películas que ves de crío y te impresiona, porque tiene algunas escenas realmente oníricas y surrealistas, que entiendo que puedan provocar inquietud y miedo. Lo que ocurre cuando revisas 'Communion' bastantes años después es que te das cuenta de que es una película bastante disparatada, y a ratos prácticamente una comedia involuntaria. Y repito, el que no la viera así, que la repesque, o si no que preste atención a lo que sigue. Seguro que la verá con otros ojos, pues todo lo que rodea a 'Communion' fue entre surrealista y marciano, a falta de adjetivo más apropiado.

Con todo sigue siendo una peli que me parece a ratos interesante, pero ahora por otros motivos... Que los pueden oír en este podcast del programa 'No son hores' de Onda Cero Catalunya. Como no todo el mundo lo entenderá y son 20' de audio, he decidido transcribirlo (libremente) en castellano.

Whitley Strieber era un escritor de noveluchas de terror y ciencia ficción. En 1985, según él, fue contactado y visitado por extraterrestres. Estos al parecer le tomaban por las noches de su casa de campo y le hacían todo tipo de perrerías en su nave, introduciéndole sondas por el culo o por el pito, clavándole agujas, etc. Dichos sucesos no los recordaba nunca con claridad, no sabiendo distinguir sueño de realidad. Hasta que se sometió a hipnosis regresiva y fluyeron los recuerdos en forma de traumas ocultados por el subconsciente. Escribió sobre ello un libro , 'Communion' (1987), que fue un bestseller y le hizo popular en todo el país, con periplo televisivo incluido por todos aquellos programas que tenían a bien entrevistarle para que revelara al público sus terribles experiencias.

Strieber, venido arriba, escribió un guión y decició poner en marcha un film que valiese tanto para plasmar sus vivencias como a modo de advertencia para los que según él eran "miles de contactados". Como lo de hacer una película no es precisamente barato, y menos una en la que haya que sacar efectos para cosas raras, Strieber creó una productora en la que participaron todos los fanáticos del fenómeno OVNI, contactados, abducidos, etc. Es decir, básicamente decidió que en la producción metería dinero cualquier friki seguidor de sus tesis. Pero como no era suficiente, fueron a ver si colaba que se asociase una productora grande. Se dedicaron a acosar a los directivos de las majors, y como no querían producir el film les acusaron de "colaboracionistas" con los extraterrestres.

En la Columbia le acabaron echando a la fuerza los de seguridad por lunático. Luego engatusaron a un directivo de esa compañía con una "friki" maciza. Tras pasar la noche con la chica se encontró al día siguiente con gente que le intentaba sacar sangre con una jeringa y que proclamaba que "por fin tenemos semen de alienígena". De postre, le hicieron pintadas extrañísimas en su lugar de trabajo.

Dieron la barrila también a uno de los de la Paramount, llegando hasta su propio despacho un día, y tras retenerle a punta de pistola le obligaron a desnudarse y a que se introdujera cosas por sálvese la parte. La intervención de los de seguridad de la productora justo a tiempo evitó que se produjese la "venganza" de los fanáticos.

Strieber decidió que el más apropiado y el más receptivo a su proyecto tenía que ser...¡el mismísimo Steven Spielberg!. El director se vio sometido a una persecución y acoso continuo por parte de Strieber, que incluso iba acompañado de un niño —cómo no, supuestamente también víctima de abducciones— para ablandar al director. En uno de estos lances acosatorios, ocurrió que andaba por allí Michael Jackson de testigo —era cuando se hablaba de esa peli de Peter Pan, que no llegó a hacerse—. Jackson, bastante crédulo y devoto de todas esas cosas, escuchó a Strieber. Y no sólo le creyó, sino que dijo que le ayudaría tanto a él como al chico. De hecho, Jacko influyó sobre Christopher Walken para que se uniera al proyecto, y al crío se lo llevó a su rancho de 'Neverland' para "ayudarle a superar el trauma".

No sabemos cómo liarían a Eric Clapton (supongo que mediación de Jackson) para componer la música, unos lánguidos guitarreos, bastante malos; pero el caso es que el hombre también acabó en este fregado.

Strieber había conocido al director, el australiano Mora, muchos años antes, y le había impresionado con sus relatos. Tanto que comentó a Strieber que si alguna vez se decidía a llevar al cine algo de lo que le había contado, que se acordase de él. Mora por entonces no venía más que de rodar porquerías como las secuelas dos y tres de 'Aullidos', y se juntaron el hambre con las ganas de comer. Pero no sabía dónde se metía...

Lo primero que se encontró en el rodaje es que su ayudante era un anciano casi sordo. Pero no sólo eso, sino que toda una legión de frikis y gente extraña (que eran productores, recordémoslo) con los que iba Strieber, tenían presencia en el rodaje. De hecho, al inicio del mismo realizaron una especie de "quedada" en el campo, donde falleció estúpidamente uno de ellos ahogado en un lago porque se fue detrás de "unas luces", que según él no podían ser sino los "marcianos" que habían venido a sabotear el rodaje.

Lo anterior fue sólo el principio. Walken (que a su vez había liado a Lindsay Crouse para meterse) y Katsulas lógicamente alucinaban cada día con el panorama. Walken declaró que padeció por entonces psiconeurosis depresiva. Llegaron a pedirse extracciones de sangre a todos los miembros del equipo, para descartar "infiltrados alienígenas".Una especie de paranoia colectiva convirtió el rodaje en una locura de desconfianza. Incluso un técnico que sufrió un accidente (quemaduras en la cabeza) fue agredido al volver al rodaje por uno de los presentes "porque era un alien".

Pero la cosa no se detuvo ahí. La idiocia o locura en la que debieron entrar todos los que estaban en el proyecto de 'Communion', se trasladó también a los actores. Walken y Katsulas decidieron "contraatacar", y mandaron a unos falsos "hombres de negro" a uno de los agresores del técnico herido. El resultado se tradujo en la muerte del "acosador-acosado", que saltó de un coche en marcha, pensando que a su vez venían a por él los marcianos. Walken estuvo implicado en la investigación de los hechos, y salió indenme gracias a que no se realizaron suplantación de agentes federales (lo que es un delito).

Para retorcer más las cosas, el cadáver del accidentado fue robado de la morgue, o simplemente desapareció. Según Strieber, en un "revelación" tras un ataque de escritura automática, declaró que se lo habían llevado a Alfa Centauri los alienígenas.

Strieber más tarde acusaría a Walken de que era un alien también, y que había hecho fracasar el film premeditadamente. Lo más gracioso es que al principio, el escritor estimuló a Walken a que se sintiera libre de captar su excéntrica personalidad. Si han visto la película, notarían que Walken está completamente fuera de control, haciendo el payaso de modo increíble, totalmente pasado de rosca, en una interpretación lamentable. No me extraña lo más mínimo. La nota chusca y escatológica: Walken declaró que en las escenas en que aparecen los (ridículos) alienígenas (unos cabezudos grises, otros los "clásicos" colgados de hilos) el rodaje fue un infierno, ya que "no paraban de tirarse pedos, y olía muy mal".

La película lógicamente fue un fracaso, y recibió críticas atroces, especialmente por la interpretación de Walken, el delirio del guión y los efectos risibles de algunos aliens. El propio Striber acabó despotricando del film, que según él había pervertido completamente la historia.

Fuera como fuese, Strieber manda siempre una copia de 'Communion' a cada presidente de USA que es elegido.